Pronóstico de Tutiempo.net

Una gran producción. Nació en Santa Cruz. Vivió en Argentina cuando era niña. Tiene 29 años. Se transformó en esta foto

La mujer que respira desde las alturas y duerme con el vértigo

Ella. Mariana Sueldo es actriz, acróbata y artista plástica. Su arte la ha llevado a entender la vida de “otra forma”. Es una de las piezas de Vértigo Teatro. Aquí, su experiencia


08/11/2018

Una vez ‘ascendió’. Estaba ‘volando’ cuando su mala postura le jugó una mala pasada. Cayó. Su cabeza tocó el suelo. Y sorpresivamente no se hizo ningún daño. Esa fue la única vez en que Mariana Sueldo Bianchi se precipitó abajo. Sí, solo esa, pero muchas veces se sintió caer.

Danza aérea

La vida de la boliviana de origen argentino es así: volar y caer. Es un sube y baja de emociones. Se formó para aquello. En 2012 se graduó de la Escuela Nacional de Teatro y se convirtió en actriz, no solo de teatro, sino audiovisual. Ella quiere definirse así.

Se metió a la universidad y durante cuatro años se formó en Artes Visuales, después encontró otra pasión: la tela acrobática. De esta última hace cinco años. Esa sensación de volar y de sentir el vértigo en la garganta forma parte de su ser. No puede desprenderse de ese arte porque aquello “dirige su vida” y la hace comprender el mundo desde allá arriba.

No es fácil. Nadie le dijo qué sería. Ahora sus extremidades dominan la tela. Y todo lo que sabe lo transmite a sus estudiantes a través de Studio Vértigo, un brazo didáctico de Vértigo Teatro, la compañía de teatro que vio la luz en 2013. Otro día la vida la golpeó. Sí, de nuevo. Esta vez la hirió.

Emociones arriba

Su papá dejó este mundo. Y su mamá no soportó la partida de su amado y se dejó caer. Un derrame cerebral la tiró en la cama. Está mejor, pero Mariana no se separa de ella todo el tiempo. Eso fue fuerte, pero no dejó la acrobacia.

Pudo hallar la forma de convivir con aquello, pero quizá no lo supere nunca. Cuando está en el salón de prácticas cierra los ojos, eleva las manos, se enlaza con las telas y sube. Tiene gran destreza que siempre la aplauden. “Siempre es bueno un poco de vértigo en la vida”. Eso es lo que piensa.

‘Volar’ la hace libre. Y cuando alguien le pregunta cuáles son los requisitos para realizar su arte, ella responde: “Solo se necesitan ganas, nada más”. Eso de fuerza y flexibilidad se va adquiriendo con el tiempo.

Gata ‘voladora’

Mide 1,60 y dice que su estatura no es ningún problema. Añade que le gustan los gatos, porque puede aprender de la independencia que estos poseen. Enamora con el escritor Álvaro Peredo. Alista su primer proyecto de dirección artística para 2019.