Pronóstico de Tutiempo.net


La princesa japonesa Mako renuncia a la vida imperial por un plebeyo

La nieta del emperador Akihito contraerá matrimonio con su excompañero de estudios y se convertirá en una ciudadana más que paga impuestos


17/05/2017

La princesa japonesa Mako, nieta mayor del emperador Akihito, se casará con un plebeyo, por lo que perderá sus privilegios imperiales. La joven, de 25 años, contraerá matrimonio el próximo año con Kei Komuro, un antiguo compañero de universidad de su misma edad.

La legislación japonesa establece que para conservar los derechos y deberes como miembros de la familia imperial, las mujeres deben casarse con alguien de orígenes reales. De lo contrario, pierden su estatus. Así, la princesa Mako de Akishino pasará a ser simplemente Mako Komuro.

Mako es la primogénita del príncipe Akishino, segundo hijo del emperador y segundo en la línea sucesoria al trono del crisantemos, detrás del príncipe Naruhito.

Kei Komuro, el futuro marido de la princesa, consultado por los periodistas este miércoles frente al despacho de abogados en el que trabaja en Tokio dijo: "No es el momento de hacer comentarios, pero hablaré cuando sea oportuno". Por el momento, tampoco la casa imperial se ha pronunciado al respecto.

Como es tradición, el gobierno pagará a la princesa una indemnización por la pérdida de sus derechos.

Cuando la única hija del emperador Akihito, Sayako Kuroda, decidió casarse con un ciudadano común en 2005, el Estado le pagó alrededor de 150 millones de yenes (equivalentes a poco más de un millón de dólares).

La noticia encendió en Japón el debate acerca de la familia imperial. La ley sí permite que los hombres se casen con plebeyas. El príncipe heredero Naruhito lo hizo y ha mantenido su estatus y sus títulos. Su hermana, la princesa Sayako, los perdió en 2005 al contraer matrimonio con un funcionario del Ayuntamiento de Tokio.

  




PRÓXIMOS EVENTOS
28
SEP
2017
Concierto de La Camerata
Quiero publicar un evento (sin costo)
Los jugadores de los equipos paceños buscan quedarse con los tres puntos. Foto: Archivo
CLAUSURA

El Tigre y Bolívar, en el clásico 216

Vargas celebrando uno de sus goles. Foto: Álvaro Durán
PETROLERO

Rodrigo Vargas, goleador del Clausura

Luis Suárez celebrando con Messi el último gol del partido. Foto: Reuters
ESPAÑA

El Barcelona golea al Girona

Te puede interesar

tras la rendija

El equilibrio del poder en la arena internacional

Campaña versus debate