Pronóstico de Tutiempo.net

No importa cómo ni a dónde, a Claudia la conquistás con un viaje. Quiere conocer todos los rincones del país

Claudia Cuéllar: “El miedo me frenó, pero jamás me detuvo”

Fue madre muy joven y se las batió sola para cumplir sus sueños, como actuar y conquistar las redes. Sufrió de acoso. Creó la web Turisteando por Bolivia y el mundo, y abrirá una agencia de viajes


10/03/2019

No tuvo las cosas fáciles. Vivió momentos que la paralizaron, la hicieron recalcular y cambiar su rumbo en muchas ocasiones. Se enfrentó a la soledad y al acoso. Hace algunos años, en medio de una de sus peores tormentas, lloró, le pidió a Dios su protección y emprendió un nuevo camino, esta vez cuesta arriba. Claudia Cuéllar Ferrante, más conocida como ‘Claudia Cuefer’, tiene miles de rostros. Emprendedora, creativa, actriz, divertida, directa, dulce, ácida... una verdadera reina de los viajes en las redes sociales. Y sí. Es boliviana.

Mamá joven

Tenía 16 cuando se enteró que estaba embarazada de su primer cortejo. Ni ella ni él pensaban en el matrimonio, simplemente estaban conociendo el amor.



Él tenía un viaje programado a Estados Unidos y, cinco días después de enterarse que la bebé venía en camino, se fue. La ignaciana enfrentó a sus familiares sola y ellos lloraron amargamente, porque la chiquitita de la familia ‘truncaba su futuro’.

“Me metieron tantas ideas que sentí que el mundo se me venía abajo. Está bien prevenir los embarazos juveniles, pero mi hija se convirtió en mi motivación para superarme”, expresa.

Tenía siete meses de gestación cuando Isabella llegó al mundo. El día en que nació, el progenitor de la niña volvió del país del norte a Bolivia. “Después del primer mes de mi hija nos casaron. Lo digo así, porque no tenía fuerzas para decir sí o no”, cuenta.

‘Buscándose la vida’



Inmediatamente después de que se fue a vivir con su pareja, Claudia consiguió un empleo como anfitriona en el desaparecido bingo Bahiti, donde se quedaba toda la semana desde las once de la noche hasta las siete de la mañana. En el día cuidaba de su pequeña, mientras el padre estudiaba solamente.

“Al año y medio me di cuenta de que las cosas no estaban bien en mi hogar. Decidí estudiar porque mi hija dependía de mí. Después de cinco años muy desgastantes, me separé. Estudiaba Marketing y mandé mi currículo a varios lugares. Me llamaron de Chaplin Show”, relata.

Rumbo a los escenarios

“Toda la vida me dijeron que debía entrar a Chaplin, porque tenía chispa y me encantaba contar chistes, pero mi primer trabajo ahí no fue sobre las tablas”, cuenta. Claudia estuvo desde 2010 hasta 2012 en la recepción de la casa humorística.

En 2013 le dieron la oportunidad de dirigir el equipo de Marketing, cuando acababa de egresar de su carrera y en ese puesto se desempeñó hasta 2015, cuando tuvo una nueva aventura. Hizo cursos con ‘Oso’ Mier. Compartió escenario con Grisel Quiroga, Vivian Vargas y Jéssica Ortiz, Así surgió las 4x4 y creció su popularidad en las redes sociales.



El acoso

En 2015 dejó Chaplin porque le consumía mucho tiempo. Estuvo algunos meses como community manager de diferentes empresas y con su página Web On. Si bien era independiente, este trabajo también le demandaba demasiadas horas.

Su vida personal era un torbellino. Un hombre se obsesionó con ella y empezó a escribirle cosas que la aterrorizaban. “Me amenazaba con hacernos daño a mi hija y a mí. Esa Navidad ya no pude más, me encerré en el baño y lloré. Le pedí a Dios que me abriera el camino. Me sentía sola. El miedo me frenó, pero no me detuvo. Dejé de lado la depresión en la que estaba sumida, y decidí luchar por Isabella. Lo denuncié y esa persona se detuvo”, dice.

Descubrió su pasión

Hace dos años sintió que manejar las redes sociales de otras personas tampoco llenaba sus expectativas. Junto con Gary Vargas creó Turisteando por Bolivia y el mundo, que es una página de YouTube en la que comparten videos de sus viajes para promocionar destinos turísticos internacionales y nacionales. “Él (Gary) es muy buen posproductor y a mí me va bien negociando. Creamos el proyecto y tres empresas nos apoyaron”, indica. Su cuenta ya tiene más de 9.000 suscriptores y sus clips más vistos pasaron las 100.000 visitas.

Ambos conocieron lugares, como Cusco (Perú) y el parque Xcaret (México). También mostraron destinos nacionales, como el salar de Uyuni y el parque Toro Toro. “Las instituciones nos apoyaron más con las rutas en el extranjero. Aquí en Bolivia pusimos de nuestros recursos”, comenta.

Gracias a estas experiencias, Claudia descubrió cuál será su próximo negocio: una agencia de viajes. “Se llamará Turisteando y la promocionaré en mi página. Me dedicaré a armar estrategias exclusivamente para mi empresa y continuaré viajando”, revela satisfecha. Eso será momentáneamente, porque nunca se queda quieta. Está en pleno papeleo para consolidar su empresa.

Cuando está estresada, medita y ora. “Hay gente a la que le gusta ir a la misa, a otras hacer yoga. A mí me gusta mezclar de todo. Leo libros de Física Cuántica”, señala. Ahí ríe, pero no bromea, porque todo lo que hace es real. Seguirá así, alocada, luchadora y carismática. Enfrentará todo lo que se le ponga al frente, pero nunca más tendrá miedo.