Pronóstico de Tutiempo.net

Renovada. Yuvinka se mantiene vigente como modelo independiente Foto: Marco Velasco

“La tele y mi corazón están en pausa hasta ordenar mi vida”

Yuvinka Áñez. La ex Calle 7 rompe el silencio y, por primera vez, habla sobre su mediática ruptura con el ex Yo me llamo Carlos Peña y el bullying cibernético 


Hace 5 días

Hace tres meses su nombre fue la comidilla de las redes sociales y los programas de farándula local, por protagonizar una tormentosa ruptura amorosa que la obligó a desaparecer de su antigua vida mediática. Hoy, decidió secarse las lágrimas, perdonar los malos comentarios y reaparecer, y hacerlo con la frente en alto.

Está más linda y ha ganado seguridad. Yuvinka Áñez Vaca, la excompetidora de Calle 7, afirma que su mala experiencia la obligó a madurar y ver la vida de otra manera.

Por el momento solo regresará al modelaje, más no así a la televisión porque no se siente preparada emocional y profesionalmente. “Decidí poner en pausa a la tele y a mi corazón hasta ordenar mi vida”, dice la morena de 21 años.

La TV, alegrías y tragos amargos Yuvinka, que estudia Comunicación Social en la Nur, incursionó en la televisión en 2014, al ingresar a Calle 7, programa de competencias de Unitel en el que estuvo durante siete temporadas (2, 3 4, 6, 8, 9, 10), saltando a la vida pública.

Dice que hasta ahí fueron más los buenos que los malos momentos, pues el año pasado creyó haber encontrado el amor de su vida detrás del set y se arregló con el cantante chileno Carlos Peña, imitador de Ricky Martin en Yo Me Llamo, que al poco tiempo puso su mundo al revés.

Luego de enamorar tres meses, decidieron mudarse a Chile, donde ella seguiría sus estudios y él continuaría con el canto, y así sucedió. Pero el sueño duró poco: al cuarto mes, durante un viaje laboral a Santa Cruz, una mujer se comunicó con ella para informarle que le fueron infiel.

Dice que recibió pruebas de tal acusación y decidió quedarse en su tierra, con los suyos, pero en vez de apoyo recibió críticas.

“La gente se burló y hasta me culpó de lo que pasó, me dijeron ilusa, sin entender que soy joven y que tengo derecho a equivocarme”, lamenta.

“Me dejó una gran lección. Aprendí a valorar a mi familia y a no confiar fácilmente. No es algo definitivo, pero he puesto un candado a mi corazón. Ahora mis prioridades están en mi carrera como modelo y en mi formación profesional”, añade.

Se reinventa

Pese a todo el drama, Yuvinka no se desligó de las redes sociales y, en su lugar, hoy las usa a su favor. Desde Facebook e Instagram promociona su trabajo como modelo independiente y varias empresas confiaron en ella; fue azafata de Coca Cola, Imcruz y Viva.

Pero la televisión aún debe esperar. “Quisiera volver en algún momento, pero necesito capacitarme más para sentirme segura. En este receso me di cuenta que los nervios me traicionaron y no me permitieron escalar antes”, concluyó.