Pronóstico de Tutiempo.net

Mujer extrema. Cada día, la fotógrafa paceña Magdalena Tola Paño se enfrenta a la nieve, la altura y muchos otros riesgos para lograr la toma perfecta. Conocé su trabajo.

Magdalena venció todos sus miedos

Ella. Magdalena Tola, de 34 años, captura momentos en situaciones arriesgadas como parte de un oficio que le encanta. Su trabajo llamó la atención de National Geographic


Hace 6 días

No importa si tiene que subir a la cima de una montaña cubierta de nieve, a 6.000 msnm., o si debe colgarse de un helicóptero. Nada la detiene cuando se trata de conseguir la foto perfecta. Ella es Magdalena Tola Paño, la fotógrafa paceña que llamó la atención de National Geographic con su espectacular y arriesgado trabajo.

Su pasión

Era 2012. Magdalena tenía 27 años y estudiaba Diseño Gráfico cuando se enamoró de los flashes. Había pasado cursos de fotografía anteriormente, pero en ese entonces se animó a comprar su primera cámara profesional y “la mejor inversión de su vida”.



Tomó aquel aparato, lo calibró y no se separó de él. Ya sabía un poco más que lo básico, pero quiso especializarse y buscó a Enrique Gonzales, un fotógrafo peruano a quien admira y considera su mentor.

Durante tres años trabajó fotografiando a modelos y eventos, pero su alma le pedía acción. Y alimentó este pedido con capacitaciones de fotografía, rescate en montaña y alpinismo.

En 2015, su primera prueba de fuego fue retratar a una pareja de recién casados en el Huayna Potosí. Y tal fue el resultado que dos de sus tomas fueron seleccionadas por NatGeo para participar en el concurso de fotografía Daily Dozen. “Quedé clasificada, pero no pasé la prueba para llegar a la impresión, pero sí en su portal web. Debo seguir esforzándome para ilustrar sus páginas. Será pronto”, afirma.

Los riesgos



Confiesa que algunas vez tuvo miedo. En 2016 cayó casi dos metros desde una cumbre empinada, pero la sostuvo una cuerda. Desde entonces, cuando va a la montaña, recuerda con respeto la fragilidad del ser humano.

Y a pesar del riesgo, quiere seguir en este oficio, al menos hasta dentro de 10 años más. Mientras tanto, seguirá inmortalizando los momentos de sus clientes en Chacaltaya, Huayna Potosí, la Muela del Diablo o donde la requieran.

De modelo. A Magdalena le encanta tomar fotos, pero es tímida cuando ella está frente al lente
En la nieve. En un glaciar de la montaña, en medio de una tormenta
Capacitada. Debe prepararse no solo como fotógrafa, sino también como socorrista
El calor. En otra de sus aventuras, pero en Beni, lejos del frío y la nieve


En esta nota