Pronóstico de Tutiempo.net

Ellas. La bebé se alimenta exclusivamente con leche materna y la mamá ha adoptado el método canguro para transmitirle su calor

Maricruz: “No sé si esto es un sueño o una realidad”

Plena. La exmodelo y esposa del alcalde Luis Revilla cuenta cómo está viviendo la maternidad. Espera mañana volver a casa


Hace 3 días

El martes, a las 22:07, las vidas de la exmodelo Maricruz Ribera y la del alcalde paceño Luis Revilla cambiaron por completo. Su primogénita, Luisa Elizabeth, se anticipó a sus estimaciones y a la de los médicos, que programaron su nacimiento para el 30 de este mes. Los sorprendió y pidió nacer antes.

Maricruz estaba perdiendo líquido amniótico y el parto, que estaba previsto en el hospital municipal de Cotahuma, se realizó a través de una cesárea de emergencia, en la clínica Los Andes.

Emocionados



Pesó dos kilos y, pese a su prematuridad, nació sanita. Sin embargo, debe ganar peso, por lo que ambas tienen que permanecer internadas hasta mañana.

Desde su sala de recuperación la rubia accedió a hablar con Sociales para contar sus primeras experiencias como mamá.

Acompañada por su esposo y dando de lactar a su bebé cuenta que está disfrutando a pleno la maternidad y que se está adaptando a los cambios que esta implica. Duerme pocas horas, porque la nena debe lactar cada dos, pero dice que lo hace gustosa.

“No sé si esto es un sueño o una realidad. No puedo creer que tengo a mi muñequita en mis brazos y que ese ser tan maravilloso haya estado adentro”, expresa.



Su esposo es un apoyo fundamental en esta nueva experiencia. “Él ha estado todo el tiempo conmigo acompañándome y ayudándome. Es experto en sacar ‘chanchitos’ y cambiando pañales. La bebé es tranquila y se parece más a él”, cuenta. Y completa: “Su cuarto está adornado con colores pasteles, pero dormirá con nosotros”.

La exmagnífica suspendió sus actividades como activista hasta dentro de un mes, mientras que su amado retornará este lunes a su despacho (acabarán sus tres días de tolerancia). “Tenemos una compañera más, pues la bebé tiene su gorra y chaleco listos para acompañarnos”, apunta.