Pronóstico de Tutiempo.net

Para saber Tiene 15 años y está en tercero de secundaria del Colegio Internacional de la Sierra. Foto: GABRIEL DEHEZA

Polo quiere ser una estrella

Con 15 años, Stephan D’ Lorenntti , hijo de la humorista Patricia Ovando, busca el éxito como cantante de música urbana. Dice que su madre es su inspiración


23/08/2019

Se crio entre micrófonos y luces, pues acompañaba a su madre, la humorista y cantante Patricia Ovando, a sus ensayos y presentaciones de las Malditas Infieles. Es por eso que no le fue difícil decidir a lo que quería dedicarse el resto de su vida.

Stephan D’ Lorenntti Ovando (15), más conocido como Polo, hoy debutará como cantante profesional, pues abrirá el concierto del reguetonero Sech, en la Fexpo. Además, dentro de una semana lanzará su primer sencillo, Me provoca, que formará parte del disco The One.

Cuenta que creció sin la figura paterna por la separación de sus padres. Sin embargo, usó la situación a su favor para forjar su carácter y aprovechar al máximo la inspiración de dos personas maravillosas: su madre y su abuelo, Hugo Ovando.



Alegre pero maduro

Detrás de su estatura (1,81 m) y de sus ojos verdes se esconde un niño que ama jugar fútbol, Play Station y sumergirse por horas en las redes sociales, pero también un joven maduro al que la vida no le ha resultado fácil.

Hasta sus 13 años su madre debió asumir sola la crianza de él y de su hermano menor, debido a que se separó de su padre y, aunque afirma que ella jamás los descuidó, admite que esta situación lo ayudó a madurar.

“Siempre admiré y valoré la fortaleza de mi madre, que jamás perdió la sonrisa y que, a pesar de estar muchas horas fuera de casa, se dio tiempo para atendernos. Yo trataba de no ser una carga para ella y la ayudaba en la casa”, manifiesta.



Valiente

Polo afirma que hace varios años no tiene contacto con su padre y que eso no lo frustra, pues ve en su madre su mejor inspiración.

“Creo que, si mi madre no me hubiera dejado todas las tardes en la casa de mi abuelo, no me hubiera puesto a cantar con él en su cuarto y no estaría en el lugar que estoy ahora”, revela. “Talvez, si iba más a la cancha de fútbol con mis amigos, que también me gustaba, podía ser futbolista. Lo cierto es que estoy muy feliz con lo que soy y lo que hago”, añade.

Multifacético

Si bien las letras y los instrumentos ocupan gran parte de su tiempo libre, trata de que la música no afecte su vida social. Es por eso que se organiza para cumplir sus responsabilidades y también para divertirse. Aclara que no ha probado el alcohol y que se mantendrá alejado de él.



“Por la mañanas voy al colegio y en las tardes hago mis tareas o juego fútbol o Play Station con mis amigos. También ayudo a cuidar a mis hermanos y si mi madre lo necesita voy al Albergue de las Infieles, su sala de teatro, para hacer protocolo o relaciones públicas”, detalla.

Confiesa que heredó la chispa y buen humor de su madre y que es más hogareño que fiestero, aunque no rechaza salir cuando se trata de fechas especiales. También está activo en las redes sociales y desde hace unas semanas empezó a generar más contenido para anunciar su disco. “Quiero que más personas me conozcan”, asegura.

Artista nato

Polo cursa el tercero de secundaria del Colegio Internacional de La Sierra y, aunque sabe que “no solo de música vive el hombre”, no se ve haciendo otra cosa. “Me encanta, es como un vicio. Cantando o componiendo soy el hombre más feliz de la tierra”, sostiene.

Y es que durante todo el día, en cualquier actividad, su mente está trabajando en nuevas canciones. “No tengo hora ni lugar para componer. A veces me surgen ideas estando en el micro o con mis amigos”.

Sabe que esta noche solo dará el primer paso, pero dice que quiere dar muchos más hasta salir de las fronteras.