Pronóstico de Tutiempo.net


¿Qué pasó con las escenas de sexo en Juego de tronos?

Los encuentros 'calientes' fueron un referente en las anteriores temporadas, pero en la última desaparecieron casi por completo


Hace 2 días

En la primera temporada hubo 33 desnudos y en la octava solo dos -y falta apenas un capítulo para terminar la serie-. Así es, Juego de tronos, que dejó de tener escenas eróticas. ¿Qué pasó? ¿fue un acierto?

Aunque al inicio era casi obligatorio ver mucho sexo y violencia, en esta última entrega hubo solo tres encuentros: Jaime y Brienne, Arya y Gendry y, el único explícito, Bronn con dos prostitutas, que fue frustrado por la aparición de Tyrion.

En los 71 episodios de la megaproducción aparecieron 125 mujeres desnudas y solo 24 hombres, según publicó El País. La crítica especializada usó el término “sexposición” para definir escenas en las que un personaje se enredaba en un monólogo informativo, mientras las extras aparecían desnudas en segundo plano.



La evolución

El actor Jason Momoa (que interpretó a Khal Drogo) dijo, bromeando, que su personaje pasaba más tiempo desnudo que hablando. Stephen Dillane (Stannis Baratheon) confesó que no le convencía “esa estética de película para adultos alemana de los setenta”.

Alfie Allen (Theon Greyjoy), el único protagonista en mostrar sus genitales, describía sus múltiples escenas sexuales como “las únicas en las que Theon tiene poder y autoridad. Stannis y Melisandre tuvieron relaciones sexuales sobre un mapa militar para concebir una sombra asesina; Jon Snow renunció a su celibato con Ygritte y Joffrey torturó hasta la muerte a una mujer con una ballesta.

Todas estas escenas tenían sentido en cuanto suponían una evolución en sus personajes. Al fin y al cabo todo el lío, durante estos años, empezó con la supuesta violación de Rhaegar Targaryen a Lyanna Stark, que resultó ser su gran amor.



“La violación y la violencia sexual han formado parte de todas las guerras desde los sumerios hasta la actualidad”, justificó a The New York Times, George R. R. Martin. “Omitirlas de un relato sobre la guerra y el poder sería falso y deshonesto", agregó. 

Al parecer, con el paso del tiempo, se cambió el sentido de la serie y no se vio conveniente seguir mostrando más piel y sangre sin una buena razón.



En esta nota