Pronóstico de Tutiempo.net

Soberanas. Alison Salinas, Claudia Cantero, Jackeline Limpias, Verónica Mansilla, Mariem Suárez y Antonella Ulloa han sido elegidas reinas varias veces. Revelan sus secretos

Reinas ‘reincidentes’ en el Carnaval cruceño

Amantes de las coronas. Estas seis mujeres han repetido ¡hasta ocho veces! la experiencia de los reinados


17/02/2019

La chispa y belleza de estas seis mujeres ‘compran’ a los comparseros y ellos las hicieron ‘reincidir’ en los reinados carnavaleros. Todas afirman que aceptarían representar a cualquier agrupación mil veces más si se lo propusieran, con tal de repetir las experiencias de la fiesta grande de los cruceños. Jackeline Limpias lleva el ré- cord en reinados, pues suma ocho coronas en su historial.

“No voy a parar hasta ser la reina del Carnaval de Antaño”, dice con alegría y con esa sonrisa que nunca se borra de sus labios. En el mismo rumbo van Claudia Cantero (26) y Antonella Ulloa (19), que este año suman su cuarta corona en el jolgorio. Mientras que Mariem Suárez (22), Verónica Mansilla (26) y Alison Salinas (24) están disfrutando su segundo reinado.

A todas les brillan los ojos cuando recuerdan el Carnaval y hablan ‘hasta por los codos’ cuando les preguntan sobre sus anécdotas y experiencias. ¿Sus secretos para aguantar? Ellas los resumen en buen humor, paciencia y zapatos cómodos.



Jackeline Limpias MITAÍ PORÁ.
Es la que más coronas tiene, también reinó para los Tauras Jrs. (1986), Fracasados (1987), Pajarones (1988), Preciosas Forever (1999), Mitaku- ñá (2014 y 2018) y Pioneras de Dallas, en Estados Unidos, (2015). Le encanta tanto la experiencia, que ella misma elabora los tocados y la mayoría de los trajes que usa en sus presentaciones, y ‘brota pecho’ al contar que ha ganado decenas de premios en los concursos y desfiles por ellos. “Podría escribir un libro con los recuerdos que me dio la fiesta grande”, expresa, pero el que nunca olvidará será una tragedia de la que surgió una bendición. “En 1988, con Los Pajarones, mi carro se incendió por un corto circuito dos días antes del corso. Quedó solo el armazón y me dijeron que no íbamos a saltar porque no teníamos carro, pero yo tenía tantas ganas de salir que improvisé uno con ramas de penoco y terminamos ganando un premio por preservar la ecología”, cuenta.